martes, 12 de mayo de 2015

JOSÉ LUIS MORANTE




José  Luis Morante 
 (El Bohodón, Ávila, 1956)  



© José Javier González.
   Es profesor de Ciencias Sociales en un instituto público de Rivas-Vaciamadrid (Madrid), donde creó la revista Luna Llena y coordinó la revista gráfica y de textos Prima Littera. La antología Mapa de ruta (Maillot Amarillo, 2010) compendia su obra poética, formada por siete libros, con reconocimientos como  el Premio Luis Cernuda, el Internacional de Poesía San Juan de la Cruz, o el Premio Hermanos Argensola. En 2013 se publicó Ninguna parte, editado por la Isla de Siltolá.

  Otras obras son el diario Reencuentros, el libro de entrevistas Palabras adentro y Protagonistas y secundarios, estudios sobre poesía contemporánea. Su labor crítica está representada por las ediciones Arquitecturas de la memoria, sobre Joan Margarit, Ropa de calle, sobre Luis García Montero, y la edición Hilo de oro, sobre el poeta Eloy Sánchez Rosillo, las tres en la colección Letras Hispánicas; también ha prologado la obra poética de Luis Felipe Comendador, Herme G. Donis  y Karmelo C. Iribarren.

   Ha publicado también los libros de aforismos Mejores días y Motivos personales.

   Es responsable del blog “Puentes de Papel “ www.puentesdepapel56.blogspot.com





¿De qué le salva la poesía?

De decir “no” a cualquier lunes. Y cuando pierde el salvavidas por absentismo laboral, se hace un interlocutor que habla en voz baja y camina a buen ritmo entre la incertidumbre.

¿Un verso para repetirse siempre?

“Pienso en ti casi siempre. Las otras veces pienso en ti”

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?

Por aquello de hacer patria cultural “El Quijote”, pero es bueno dejar en la reserva títulos de Kafka,  Borges,  Modiano,  Ángel González… para no convertir la autovía de la lectura en una trocha silvestre.

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?

Es un único tema con acordes variables.

¿Qué verso de otro querría haber escrito?

“Palabras. Palabras. Palabras”. Porque no sé si es un verso  o el empeño tenaz de múltiples generaciones literarias.

¿Escribir, leer o vivir?

No sabía que fueran actividades diferenciadas.

¿Dónde están las musas?

En el callejero metropolitano de Madrid. Es una estación periférica y deshabitada que tiene más de espejismo que de parada obligatoria.

¿Qué no puede ser poesía?

Un rastrillo de materias verbales con fecha de caducidad que hay que llevar de inmediato al punto limpio de un folio.

¿Cuál es el último poemario que ha leído?

El libro “Lo que importa” de Antonio Rivero Taravillo, editado por Renacimiento con pulcritud solar. Y estoy redactando los apuntes pertinentes para dejar en mi blog “Puentes de papel” las impresiones lectoras.

Si todos leyéramos versos, el mundo…

Parecería una coral festivalera o una manifestación de partidos emergentes cargando de espejismos la buena fe del vecindario… La lectura es un acto solitario que requiere silencio, fisiología concreta y buena luz.

Tres autores para vencerlo todo.

Los autores que leo a menudo no sacan músculo, más bien se sienten cómodos en la derrota. No veo a Antonio Machado como el Cid Campeador, ni a Luis Cernuda en plan vikingo, ni me apetece sacar a Jaime Gil de Biedma de aquel sótano negro de su reputación para dejarlo en un gimnasio…

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?

Papel y lápiz, claro. Teclado para pasar a limpio, y Smartphone para poner un parte leve por usar el móvil en horas de clase…




2 comentarios:

  1. Siempre es gratificante establecer puentes de afecto con proyectos que difunden la buena literatura. Una anorme alegría estar con vosotros en las páginas de LA GALLA CIENCIA y la esperanza de un largo viaje de amistad y poesía. Abrazos desde Rivas.

    ResponderEliminar