miércoles, 12 de agosto de 2015

ANTONIO DE EGIPTO

Antonio de Egipto
(Sevilla, 1975)



Vinculado al mundo del libro en lo profesional y lo emocional. Diplomado en Biblioteconomía y Documentación por la Universidad de Granada, ejerció como librero, dirigió la editorial El Páramo, en 2012 fundó el sello independiente Bandaàparte Editores. Ha publicado los libros de poemas: Desnudos en la ciudad (2006), La Maleta (Depapel, 2009), Un tiempo de bosques salvajes (Depapel, 2013) y Verdades universales (Detorres, 2015); ha participado en obras colectivas: El árbol talado que retoña: homenaje a Marcos Ana (El Páramo, 2009), A Pablo Guerrero en este ahora (El Páramo, 2010), Picasso (Cuadernos de Roldán, 2010), Patxi Andión, con toda la vida por delante (Huerga & Fierro, 2011), Poesía amiga y otros poemigas para Aute (Neverland, 2014). Ha sido invitado a: Vociferio “Festival de Poesía Escénica de Valencia” 2011 y Cosmopoética. Poetas del Mundo en Córdoba, 2012 y 2013. Entiende la poesía como un espacio vivo en sintonía con otros lenguajes, prueba de ello es el espectáculo poético-musical La Maleta, junto a la banda Añadidos; y el experimento de electropoesía Somos Amables.



¿De qué le salva la poesía?
Del ritmo de los días.

¿Un verso para repetirse siempre?
(Con permiso 4 versos, para entender todo lo que vendrá después)
Me celebro y me canto a mí mismo.  / Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti, / porque lo que yo tengo lo tienes tú y / cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?
Barriendo para casa... te diré que... “Y mientras Roma ardía” de Raúl Bernal. Porque es un poemario valiente de un músico que maneja la sencillez del lenguaje para salvar la distancia que pensó que había -con total honradez- entre hacer canciones y poemas. El resultado es tan hermoso que ha seducido a muchos lectores puristas de poesía.

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?
No hay un solo tema posible, al menos no de los universales. Para mí, el gran tema es la transformación, cómo cambiamos el punto de vista, cómo crecemos o decrecemos, cómo convertimos los temas universales en cruces de caminos.

¿Qué verso de otro querría haber escrito?
No me gusta la usurpación de identidades, pero no os dejaré sin pregunta: La aurora llega y nadie la recibe en su boca, de Lorca.

¿Escribir, leer o vivir?
Vivir, vivir leyendo y escribir para canalizar lecturas y vivencias.

¿Dónde están las musas?
Mis musas son habitualmente nocturnas y tienen que ver con el silencio o con la capacidad de escapismo de lo diario. En esos momentos vienen con más soltura, pero las ideas, imágenes y versos de los que parte un poema llegan en cualquier momento y hay que tener un lugar donde apuntarlo, sino se evapora.

¿Qué no puede ser poesía?
No puede ser una excusa para el triunfo de los egolatras. Y ni mucho menos un espacio vedado a unos pocos. Así que cualquier grieta es buena para recibir a los que nunca se acercarían. Por eso defiendo siempre que hay que salir de los círculos y circuitos y enfrentar la poesía a otros públicos, sin miedo.

¿Cuál es el último poemario que ha leído?
Juego desigual de Matilde Cabello; primer premio de poesía Juana Castro, publicado por Renacimiento. Con versos de una belleza desgarradora.

Si todos leyéramos versos, el mundo…
No sería distinto, pero sí tendríamos la capacidad de verlo todo con otra mirada.

Tres autores para vencerlo todo.
Tríos ganadores hay muchos. Mis favoritos siempre han sido: Federico García Lorca, Walt Whitman y Jack Kerouac; con esos ganamos seguro, tienen la fuerza, la entereza y la sensibilidad. Pero también podría vencer con Ángel González, Mark Strand y Luis Cernuda.

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?
El teclado es mi primera opción, smartphone cuando es lo único que tienes a mano para preservar una idea, y papel y lápiz cuando estoy de vacaciones.




1 comentario:

  1. Interesante entrevista. Muy acertada la formulación de las preguntas y hermosas respuestas cargadas de una gran sensibilidad poética.

    ResponderEliminar