sábado, 21 de noviembre de 2015

VICENTE VELASCO


 Vicente Velasco Montoya
(Cartagena, 1976)


Licenciado en Historia y Antropología Social y Cultural, ha estado vinculado desde muy temprana edad en el marco cultural y poético del sureste español, habiendo cosechado diversos premios a nivel nacional, todos ellos de poesía.
Director y cofundador de la ya desaparecida revista literaria "Amalgama, la cual alcanzó los siete números en papel (1999-2001), ha sido publicado en diversas publicaciones como "Antaria" (Fundación CajaMurcia), "Hache" (Museo de la Ciudad, Murcia),  la revista digital "El Coloquio de los Perros", Manifiesto Azul, y colaborando esporádicamente en La Galla Ciencia.


Incluido, a su vez, en diversas antologías poéticas como "Antología del Mediterráneo" (Nausicaä-Librería Escarabajal de2000 a 2004), "Las Letras" (Ayto. Cartagena-Patronato Carmen Conde, 2006) o el Homenaje a Serrat "Con diez cañones por banda" (Ed. Huerga y Fierro, 2008). Ha publicado dos poemarios "Principio de gravedad: Nada va a salir bien" (Ed. Balduque, 2015), es su segundo poemario tras "Ningún Lugar" (Diputación provincial de Jaén, 2012).



¿De qué le salva la poesía?
Sabiendo, con triste certeza, que no me va a salvar de la muerte, me consuela el comprobar que me salva de los demás, del semejante con el que no me identifico. Del otro.

¿Un verso para repetirse siempre?
Qué ruido tan triste el que hacen dos cuerpos cuando se aman (Luis Cernuda)

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?
Todos los libros deberían estar en las bibliotecas, hasta los que despreciamos con el fin de poder despreciarlos por siempre.

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?
Lo femenino, la sangre ancestral de la feminidad. Ese tabú, ese tótem olvidado. Al fin y al cabo, la otra mitad de nosotros mismos, poetas hombres. Y después, todo lo que te hiera y no cicatrice.

¿Qué verso de otro querría haber escrito?
Pues según el humor que tenga al levantarme pero, por norma, no suelo desear lo que está fuera del alcance de mi mano.

¿Escribir, leer o vivir?
Las tres cosas son compatibles, sin lugar a dudas. Eso sí, te van a llover hostias por todos lados como escojas las tres a la vez, así que al final uno debe tener la suficiente sutileza para saber priorizar según el momento de su vida.
Muchas de las veces mejor leer a cualquier cosa, eso por supuesto, y otras tantas vivir para poder escribir y escribir para que todo tenga algún sentido. No creo que haya reglas. Más aún, las detesto a todas ellas.

¿Dónde están las musas?
Bueno, la mitología pan-céltica ya coronaba a "Brigitt" como la Triple Musa o Triple Diosa. Ahora, saber en qué rincón de nuestra cultura la hemos enterrado es un problema muy serio.

¿Qué no puede ser poesía?
Yo sé la poesía que no quiero escribir, y con eso ya me doy con un canto en los dientes, pero, para no parecer que me escondo de la pregunta, señalaré que al igual que sólo del mineral de oro se puede extraer el oro, sólo de la poesía se puede crear un poema. Así que, ¿qué no es un poema?

¿Cuál es el último poemario que ha leído?
Desaprendizajes, de Caballero Bonald.

Si todos leyéramos versos, el mundo…
Pues no lo sé, la verdad. Quizá detrás de todo el olvido que hay en relación a la poesía, a la lectura en particular y al pensamiento crítico en general, haya una vocación inherente del ser humano por esclavizarse a sí mismo. Quién sabe, a lo mejor a mayor número de poemas leídos menor número de letras de hipoteca.
Pero la realidad es que la cosa pinta muy fea.

Tres autores para vencerlo todo.
Lorca, Valente, Caballero Bonald.

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?
Papel, lápiz y punto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario