lunes, 21 de diciembre de 2015

ROSA CAMPOS



ROSA CAMPOS GÓMEZ


Rosa Campos Gómez nació en Calasparra. En Murcia cursó los estudios de Historia del Arte y actualmente reside en Cieza, donde trabaja impartiendo clases de pintura y escribiendo. Ha publicado varios libros, entre ellos Tres Historias, Las estrellas concéntricas  y De Colores (LIJ); De luz y de sombra (poesía); La ética del pie (cuento); Las Pinturas del Paseo de Cieza (investigación); y  Un Año –Mesario- (narrativa). 
Ha recibido  el Primer Premio ex aequo III Memorial Mariano Camacho por Las Pinturas del Paseo de Cieza (2014), y su relato Gaspara, es uno de los seleccionados en II Certamen Ángeles Palazón de Cuentos de Navidad (2015).  Ha participado con algunos de sus poemas en diferentes antologías colectivas, y ha publicado textos literarios en revistas culturales, y artículos en distintos periódicos.

Es miembro del Grupo de Literatura La Sierpe y el Laúd. Coordina el medio digital Notasrevistacultural y el blog personal Palabrasenimagen.




¿De qué le salva la poesía? 
Me conmueve, y eso ya es mucho. La poesía abre la puerta a mundos cautivos por la rutina, tiende lazos de cómplice intimidad y nos muestra la pura desnudez del sentimiento a través de la palabra, por lo que puede que con todas estas funciones me salve de algún momento plano sin que me dé apenas cuenta. 

¿Un verso para repetirse siempre? 
Difícil elegir, tengo varios que de vez en cuando me asaltan, felizmente, como “Pero de nuevo ahí / la presentida / luz de abril en los campos” ( Luis García Montero), esa luz presentida me indica que ya estuvo en nosotros y que su recuerdo permanece alentándonos, esperando volver a ocuparnos de nuevo, llenando nuestro presente de una belleza que esperamos, que sentimos que está por venir ; y "Te amo / no sólo por lo que tú eres / sino por lo que yo soy /cuando estoy contigo” (Elizabeht Barret Browning), que pertenecen a un hermoso poema de amor, pero desde que los leí por primera vez me parecieron tan inmensos que podían caber en relaciones de diferente tipo. Realmente creo que cuando una persona evidencia respeto y admiración hacia las cualidades de otra, surge ese sentimiento que excede cualquier medida (y que se puede llamar amor) y eso es tan necesario, tan urgente…

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?
Todos los que están y los que faltan, pero sobre todo los de literatura infantil y juvenil como los escritos por Gloria Fuertes, Ana María Matute, Elena Fortún, Robert  L. Stevenson…

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?
El amor,  por la variedad de emociones que ofrece, es lo más completo que tenemos  para que la vida, el tiempo y la muerte tengan sentido.

¿Qué verso de otro querría haber escrito?
Ninguno, ¿para qué, si tengo la suerte de leerlo? Lo que siento es que no será tan larga mi vida como para acceder a todos los que deseo leer.

¿Escribir, leer o vivir?
Vivir  y, ahí adentro, leer y escribir.

¿Dónde están las musas?
Supongo que están en la onda impalpable, suave y amorosa que nos une a cada una de las cosas sentidas de la vida, y que impulsa a hacer esbozos con las palabras  en un papel…, imagino.

¿Qué no puede ser poesía?
Aún no está escrito lo que no pueda serlo, y creo que nunca lo estará ... Aunque la verdad es que pienso que  el lado perverso y destructivo no lo es,  y que  si está en ella es para vaciar la hiel, por lo que si cumple un papel de catarsis bien venido sea, porque salva (aquí sí que creo que hay salvación)

¿Cuál es el último poemario que ha leído?
Uno inédito y que me ha gustado mucho, de María Marín, joven y excelente promesa.

Si todos leyéramos versos, el mundo…
Todos leemos versos alguna vez, aunque sea solo de oídas, lo que pasa es que a menudo los avatares de la vida contribuyen a que haya gente que se olvide de la magia que contienen y de la alquimia que pueden producir.

Tres autores para vencerlo todo.
No podría elegir sólo tres , ni veinte, ni… (Cervantes, Antonio Machado, Miguel Hernández, Walt Whitman, Virginia Wolf, García Márquez, Gioconda Belli… ), y  ni siquiera sé si con ellos se vencería todo; tal vez  para llegar a ese punto sólo haga falta leer, a muchos, o tal vez aprender a leernos a nosotros mismos.

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?
Papel y lápiz ahora (antes más bolígrafo), y directamente teclado  para según qué temas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario