jueves, 11 de febrero de 2016

CLEOFÉ CAMPUZANO

Cleofé Campuzano 
(Murcia, 1986)


Cursó estudios de Filología Hispánica, graduada en Educación Social y Máster en Antropología social y cultural por la Universidad de Murcia. Recientemente, ha finalizado el Máster en museos, educación y comunicación de la Universidad de Zaragoza.
Participa habitualmente como colaboradora en Mito revista cultural online con artículos y creaciones propias. Ha participado en revistas de poesía (La Galla Ciencia 2014, El coloquio de los perros 2015 y el número especial de Empireuma 2015). También ha reseñado las novelas Volveremos a ser valientes de Luis Miguel Moreno (Editorial Lulú) y Berlín Vintage de Oscar prieto (Tropo Editores). Divide su labor actual entre sus investigaciones sobre artes y educación disruptiva, el comisariado en arte contemporáneo y la poesía.




¿De qué le salva la poesía?

De la propia vida. Me lleva a otro sitio en el que puedo ser yo. La poesía a veces incluso me ha salvado de mí misma.

¿Un verso para repetirse siempre?

“El mundo todo era un murmullo” (Carlos Bousoño)

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?

Un mundo feliz (Aldous Huxley)

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?

La indefinición (los agrupa a todos)

¿Qué verso de otro querría haber escrito?

“De profundis… mi generación no saboreó apenas la miel” (Ajmátova, 1944)

¿Escribir, leer o vivir?

Las circunstancias vitales son las que eligen. Pero no dejaré de escribir jamás, eso lo elijo yo.

¿Dónde están las musas?

En un lugar que visitamos a veces,  tal vez en un lugar indeterminado. Un “No –lugar” o un “No-tiempo”.

¿Qué no puede ser poesía?

Algo impuesto por otros.

¿Cuál es el último poemario que ha leído?

“La senda honda” de José Manuel Ramón

Si todos leyéramos versos, el mundo…

Seguiría siendo difícil aunque tal vez habría alguna variación trascendental.

Tres autores para vencerlo todo.

Carlos Bousoño, Juan Rulfo y Jane Kenyon

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?

Papel siempre. Aunque es una elección, considero que somos más nosotros ante el papel.  Devela autenticidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario