jueves, 21 de abril de 2016

ARIADNA BATISTA


ARIADNA BATISTA 
(Tenerife, 1996)




Aunque ha vivido mucho tiempo en Tacoronte, en Tenerife, actualmente vive en La Laguna. Cursó el Bachillerato de Artes escénicas, donde participó en obras de teatro y comenzó a participar en recitales poéticos. Actualmente estudia Filología Hispánica en la Universidad de La Laguna y forma parte de la Agrupación de Teatro de Filología.







¿De qué te salva la poesía?

La poesía no me salva de nada ni de nadie: la poesía es para mí una ducha de verdad. Para lo único que me sirve es para poder entender cómo es posible que gire este mundo como gira incomprensible. 

¿Un verso para repetirse siempre?

soy el capitán de mi destino, William Hernest Henley. No es que sea un verso inspirador para mi vida o mi forma de entenderla, simplemente este poema guarda un recuerdo muy valioso para mí. Fue el primer poema que comprendí, que me dejó ver y releer entre sus líneas y que me dejó marca en su lectura. De cierto modo me abrió las puertas a la luz.

¿Narrativa, teatro, ensayo o sólo poesía?

Teatro y poesía. El teatro se convierte en el eco social de un grito poético, en una experiencia táctil y carnal de un pensamiento puro. Para mí, dos grandes compañeros de viaje que me ayudan a encontrarme, a deleitarme con sus palabras, con sus voces.

¿Qué otras disciplinas artísticas practicas?

Hablaba antes del teatro como disciplina expresamente literaria, como una experiencia textual, incluso técnica (bajtiana). Pero lo orgásmico de todo esto es, como todo practicarlo. Subirse a un escenario y jugar a disfrazarnos de otras personas, poseedores de otros valores, de otros mundos, de otros cuerpos: una reflexión electrizante. Al fin y al cabo todo el mundo piensa que los actores se visten de ficciones, pero en el fondo no son más que ropajes de verdad. 

¿Cuándo comenzaste a escribir poesía?

No lo sé. De verdad, no lo sé.

Fue un proceso evolutivo partiendo de la lectura y la comprensión de otros poetas. A medida que atisbaba la poesía en versos ajenos, iba encontrando mi camino. Iba entendiendo lo que quería hacer y cómo lo quería hacer.

¿Qué crees que define tu obra?

Me queda mucho camino para poder contestar esta pregunta.


¿Crees que existe en las islas un estilo propio, una manera particular de hacer poesía?

Hace poco hacía con unos compañeros de clase un trabajo que cuestionaba esto mismo. Tras reflexiones sobre la atlanticidad o sobre el concepto de literatura hecha en Canarias o de Canarias, mi conclusión personal es que nada delimita a nada pero sí que lo influye o puede influirlo. Unas islas volcánicas, un mar azul, incluso las entradas y salidas de distintos tipos de artes en el archipiélago (como la importancia del surrealismo), son fuentes de influencias para un escritor canario. Al igual que es para la literatura maya o azteca la presencia de la naturaleza como símbolo, o la nieve y el frío para un esquimal. 

¿La poesía está de moda?

La poesía está de moda, sí. Lo que no es un producto tan fácil de vender es la conciencia poética.

¿Crees que faltan referentes en la poesía?

No faltan. Falta descubrirlos, leerlos, entenderlos; crear referencias hacia los referentes para que no sean solo nombres en una antología. Sin embargo, desde mi punto de vista, donde realmente hace falta aunar es dentro de las poéticas nuevas, actuales, las poéticas que nos acompañan. De esta forma, establecer una línea bidireccional que mire al pasado para entender y nutrir al presente.

¿Qué pretende uno cuando escribe?

Lo mismo que se pretenden cuando uno vive. La poesía social pretendía cambiar el mundo, la purista pretendía alcanzar la verdad Las pretensiones artísticas son propiedad de cada texto, de cada poeta y no se pueden generalizar ni sintetizar en una sola. 

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?

Las bibliotecas deben ser una cuna infinita del saber y no se puede restringir a una lista de libros, y mucho menos, a uno solo. Debe pasar por todas las épocas y estilos para concebir un conocimiento universal de la literatura: desde Baudelaire hasta Cecilia Domínguez, desde Cervantes hasta Cortázar, pasando por los caminos de Beckett y  los refugios de William Blake. Convertirse en laberintos del encuentros para los que se encuentran perdidos.

Amor, muerte, tiempo, vida, ¿cuál es el gran tema?

Si escogería un gran tema, sería aquel que por solo nombrarlo se hable de todo lo demás.

¿Qué verso de otro querrías haber escrito?

No podría elegir un solo verso, pero desde luego creo que hay unos que me definen bastante bien, o por lo menos mis intenciones literarias:

busco
el término huidizo.
La expresión inestable
que signifique, exacta, lo que eres.

Ángel González, mi faro poético.

¿Escribir, leer o vivir?

Escribir, leer y vivir. ¿Cómo podemos vivir si no somos capaces de leer lo que nos escribimos?

¿Dónde están las musas?

En cualquier espejo, en cualquier reflejo mental que nos deslumbre la realidad. No creo que exista ninguna especie de detonador de creatividad, simplemente son impulsos que aparecen a medida que vamos caminando.

¿Qué no puede ser poesía?

Todo aquello que no tengo conciencia artística y poética.


¿Cuál es el último poemario que has leído?

Estudio filología hispánica y muchas de mis lecturas son a causa de mi trabajo académico. Así que si no recuerdo mal, mi último poemario leído (por voluntad propia) fue un regalo de cumpleaños maravilloso: Antología poética de Francisco Casanova. Una obra que recopila poemas de diversas etapas del autor y que, aunque ya había leído gran parte de su obra, merece la pena perderse por la infinidad artística de su mente.


Si todos leyéramos versos, el mundo

se esperaría sentado a sí mismo. Conoceríamos los entresijos de la vida, de la existencia, y solo sería cuestión de tiempo llegar a conocernos por completo.

Tres autores para vencerlo todo.

Ángel González para despertarse, Aníbal Núñez para pasar las horas de sol y Felix Francisco Casanova para perderse en la oscuridad de las letras.

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?

Me es indiferente, solo necesito escribir.




No hay comentarios:

Publicar un comentario