domingo, 11 de septiembre de 2016

ANDREA GIMÉNEZ


ANDREA GIMÉNEZ
Elche, 1993





Graduada en Filología Clásica por la Universidad de Murcia, donde todavía continúa su formación estudiando la figura literaria de Nausícaa. Nunca ha publicado ningún libro, escribe sin prisas y Peril of Hope de Robert Frost es uno de sus poemas favoritos.








¿De qué te salva la poesía?
Creo que de olvidar que todos somos muy iguales.

¿Un verso para repetirse siempre?
“Regna la morte: ma io non sono morto, e parlerò”, de Pasolini, es un verso de esos de venirse arriba, como de manual de autoayuda.

¿Narrativa, teatro, ensayo… o sólo poesía?
Nunca podría leer sólo poesía y creo que lo que más leo es narrativa.

¿Qué otras disciplinas artísticas practicas?
Destrozo mi diario, diseño mentalmente camisetas para mí, para mi familia y para mis amigos y, cuando puedo, las hago -sólo las pinto, las camisetas en sí las compro ya hechas-.

¿Cuándo comenzaste a escribir poesía?
Un día de clase en 3º de la ESO.

¿Qué crees que define tu obra?
Ahora mismo, la escasez.

¿La poesía está de moda?
No lo sé.

¿Crees que faltan referentes en la poesía?
No, qué va. Lo bueno de los poemas buenos es que si sobreviven suelen quedarse para siempre o mucho rato.

¿Qué pretende uno cuando escribe?
Dar en el clavo.

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?
El diccionario Vox Griego Clásico-Español, entre otros.

Amor, muerte, tiempo, vida… ¿cuál es el gran tema?
El tiempo.

¿Qué verso de otro querrías haber escrito?
No es exactamente un verso, pero: “(…) el adobe / se puede volver seda en la estructura / de la sintaxis”, de Juan Antonio González Iglesias.

¿Escribir, leer o vivir?
Vivir, leer. Y escribir ya si eso.

¿Dónde están las musas?
En Netflix.

¿Qué no puede ser poesía?
No lo sé con seguridad, pero me gusta mucho la opinión que tiene Joan Margarit al respecto. Él dice que la poesía es como una casa: no debe ser suntuosa ni original ni hecha en vano. Creo que todos los aspectos que señala son importantes y cuando leo un poema me gusta que se cumplan los tres. También considero muy importante la diferenciación que hace Dylan Thomas cuando dice, entre otras cosas, que la poesía debe ser personal, pero no privada.

¿Cuál es el último poemario que has leído?
No leo poesía sistemáticamente, pero creo que la última vez que eso pasó fue con Las bodas de Pentecostés de Philip Larkin.

Si todos leyéramos versos, el mundo…
sería como el bar de Amanece, que no es poco.

Tres autores para vencerlo todo.
Roberto Bolaño, que escribió poemas para su hijo, Elizabeth Bishop, que escribió poemas sobre mapas y gasolineras y Eugenio Montale, que escribió un poema sobre bajar las escaleras acompañado.

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?
Teclado del portátil, porque puedes borrar más rápido si te arrepientes de lo que has escrito. Aprendamos del afortunado error de Virgilio.

1 comentario:

  1. De estas respuestas, me quedo con una, la que realmente considero muy acertada. Efectivamente, el gran tema es el tiempo, aunque en poesía todos sean el tema. Como escribió Llamazares: "Lo único que no desaparecerá es el tiempo".
    Un saludo a todos los lectores de La Galla.

    ResponderEliminar