viernes, 20 de enero de 2017

JAVIER LORENZO CANDEL

Javier Lorenzo Candel
Albacete, 1967


Entre su obra cabe destacar los libros de poemas: Visiones al costo (Barcarola 1997), Hotel Central (Sial, 2002), Juegos de Construcción (Visor, 2004), Ecosistemas (Visor 2007), Amoretti o las tribulaciones de John Thomas Farwell (Biblioteca Nueva, 2010) y Territorio frontera (Visor, 2012). Ha recibido, entre otros, los premios Barcarola, Fray Luís de León, Emilio Alarcos, Antonio Machado, este último convocado por la Fundación de Ferrocarriles Españoles con “La tierra que persigue” (FFE 2006), y Jaime Gil de Biedma. Como ensayista ha publicado, en colaboración, el libro El milagro de Cervantes, y ha editado y prologado el libro de artículos de Antonio Martínez Sarrión, Preferencias.


¿De qué le salva la poesía?

No sé bien si la poesía salva o condena al poeta. Salva o condena al pensamiento, a la acción poética, a la sensibilidad, a la celebración o al miedo. En cualquier caso, parecer ser que vine al mundo para escribir. Ni lo elegí ni sé hacer otra cosa.

¿Un verso para repetirse siempre?

Quizá el verso de cierre del poema de Luis Rosales: "que no te falte yo como me faltas.". Pero también puedo decir que voy por la vida repitiéndome versos constantemente.

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?

Lo mejor sería que todas las bibliotecas estuvieran en un libro. Últimamente vivo la experiencia muy gratificante de la lectura de algunos libros "afluente". Esa es la  mejor de las experiencias lectoras.

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?

Son todos los que citas los grandes temas de la poesía universal. Últimamente ando escribiendo sobre otro de los grandes: La culpa.

¿Qué verso de otro querría haber escrito?

Cualquiera de los de Angel González, por citar un español. En el territorio universal, los del inagotable Edward Thomas.

¿Escribir, leer o vivir?

Leer mucho para sentirse vivo; y, después, escribirlo.

¿nde están las musas?

En el espacio que ocupa la culpa al que antes me refería. Intentan purgarla y actúan sobre los más sensibles.

¿Qué no puede ser poesía?

La que carece de dos elementos imprescindibles, sentimiento y sensibilidad (sean estos del carácter que sean). Se puede desprender de ello que no solo en la poesía hay poesía.

¿Cuál es el último poemario que ha leído?

Dos. Un magnífico último libro de José María Álvarez, "Seek to know no more". Y un libro de prosas con carácter marcadamente lírico, "El desapercibido" de Antonio Cabrera.

Si todos leyéramos versos, el mundo

Desaparecería de tanta indulgencia.

Tres autores para vencerlo todo.

Tres puntos cardinales: Ángel González, elixir de la eterna juventud, Shakespeare, brújula necesaria hacia el paraíso, y Borges, espada afilada para herir a la ignorancia.

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?


Depende del género al que dedique mi literatura. Todo es soporte. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario