viernes, 20 de enero de 2017

JAVIER VAYÁ

Javier Vayá
Valencia, 1973

Javier Vayá Albert (Valencia, 1973). Es poeta, escritor y blogger aunque ha desempeñado diversos trabajos ajenos al mundo de la literatura. Apasionado del mundo del cine ha colaborado escribiendo sobre el séptimo arte y literatura en diversos medios digitales como Cinetelia, Papel de periódico, Achtungmag, La huella digital o Entre Tanto Magazine.

Desde el 2009 administra el blog Actos invisibles en el que publica relatos, poemas y reflexiones personales. Su cuento “La fuerza de la costumbre” fue uno de los ganadores del concurso “Ciudad Mínima” y forma parte de la antología del mismo nombre. Ha participado en antologías como Vinalia Trippers, Buffet Libre, del colectivo Valencia Escribe o Lit Off Bowie de La Galla Ciencia.

Suele recitar sus poemas por los locales de la ciudad y participa asiduamente en eventos como Slam Valencia, Versonalidad o Vivir en versoEs autor del libro de relatos y poemas El peso de lo invisible (Alacena Roja, 2014) y del poemario Ascendiendo a lo hondo (El petit editor, 2017)


¿De qué le salva la poesía?

De lo gris. Del mundo. De mí. De lo mal que nos entendemos el mundo y yo.

¿Un verso para repetirse siempre?

“que la poesía es como el pan, de todos” de Roque Dalton. Refleja completamente cómo entiendo la poesía.

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?

Demasiados, creo que nadie debería quedarse sin leer los cuentos completos de Poe, Rayuela de Cortázar o Poeta en Nueva York de Lorca, a Baudelaire, Sylvia Plath o Anne Sexton, pero tampoco a tanto escritor imprescindible fuera del foco mediático: El lenguaje de los puños de David González, Los cuadernos del Hafa de Pablo Cerezal, Economía de guerra de Ana Pérez Cañamares…

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?

La vida en definitiva es la que contiene todo lo demás.

¿Qué verso de otro querría haber escrito?

Demasiados también. Cualquiera de Leopoldo María Panero o Rimbaud. Uno en especial incrustado en mi sangre: “Te amo con la furia del que odia a muerte” de Álex Portero.

¿Escribir, leer o vivir?

Para mí escribir es como respirar, y sin respirar no se puede vivir al igual que para escribir es vital leer.

¿Dónde están las musas?

En los últimos Metros o autobuses de la jornada, en las colas del paro o el mercado. Buscando comida en los contenedores o sirviendo cafés tras una barra. En el parnaso cotidiano.

¿Qué no puede ser poesía?

No creo que exista nada que no pueda ser poesía.

¿Cuál es el último poemario que ha leído?

Topo de David Trashumante.

Si todos leyéramos versos, el mundo…

Me encantaría contestar que sería mejor, pero sinceramente no lo creo. Conozco gente deleznable que lee versos e incluso los escribe. Incluso muchos votantes del PP leen versos.

Tres autores para vencerlo todo.

De nuevo me cuesta decantarme solo por tres. Por no repetir a quienes ya he mencionado: Francisco Umbral, José Ángel Valente, Allen Ginsberg.
Si me preguntas mañana te diría otros.

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?

Papel y lápiz y Smartphone para tomar notas y apresar versos e ideas y teclado para desarrollar y dar forma definitiva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario