miércoles, 21 de junio de 2017

PEDRO ALBERTO CRUZ

PEDRO ALBERTO CRUZ
Murcia, 1972


Es Profesor de Historia del Arte en la Universidad de Murcia. Entre sus ensayos destacan: La vigilia del cuerpo. Arte y experiencia corporal en la contemporaneidad (Tabularium. 2004), Daniel Buren (Nerea, 2005), Pasión y objeto político. Una teoría de la pasividad (Bellaterra, 2013) y Cuerpo, ingravidez y enfermedad (Bellaterra, 2014) y Marcel Duchamp. La sombra y lo femenino (Bellaterra, 2016). Ha publicado tres poemarios: No comparto las razones de la luz (Huerga & Fierro, 2011), Cuerpo de un solo día (Huerga & Fierro, 2012) ; Tú y el afuera (Renacimiento, 2014) y De la nada a tu carne (Amarante, 2017).


¿De qué le salva la poesía?
De mí mismo.

¿Un verso para repetirse siempre?
Pese a que no soy un amante de la naturaleza ni mucho menos de la poesía que la describe y ensalza, un verso de Nerval que leí con 16 años y siempre está interviniendo en mi mente: “y me tumbo en la hierba y me siento vivir”

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?
“Nada grave”, de Ángel González.

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?
Ahora mismo acabo de finalizar un poemario en el que he abordado con toda la crudeza de la que soy capaz la cuestión de la muerte.  Es el “tema”.

¿Qué verso de otro querría haber escrito?
Cualquiera de Pessoa.

¿Escribir, leer o vivir?
Hay que vivir para tener algo que escribir, y leer para saber escribir.

¿Dónde están las musas?
En la desesperación.

¿Qué no puede ser poesía?
Lo único que se vende hoy bajo la etiqueta de poesía: las letras de cantautores.

¿Cuál es el último poemario que ha leído?
“Qwerty”, de Itziar Mínguez.

Si todos leyéramos versos, el mundo…
Sería de Ciencia-ficción y, por lo tanto, no sería este mundo. No creo en las utopías. En España solo se lee el “Marca”.

Tres autores para vencerlo todo.
Pessoa, Ángel González y Abraham Gragera.

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?

Escribo en Smartphone, lo menos poético posible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario