jueves, 21 de septiembre de 2017

ANDREA AGUIRRE

ANDREA AGUIRRE
Buenos Aires, 1980




Es licenciada en Pedagogía y Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad Complutense de Madrid. Sus poemas han aparecido en diversos medios literarios, entre ellos las revistas “Álora”, “Cuadernos del matemático”, “Buensalvaje” y “La Galla Ciencia”, así como las antologías Voces del Extremo. Poesía y resistencia (Amargord, 2013), Por un puñado de poemas (Playa de Ákaba, 2016) y Refugiados (Playa de Ákaba, 2016). Ha publicado los poemarios: El ciclo lunar de los paréntesis (2012, Ártese quien pueda Ediciones), La infancia suicida de Verónica Qué (2013, Ártese quien pueda Ediciones), El mapa de la existencia (2015, Ediciones Tigres de Papel), y Mujer frente al caos (2017, La Penúltima Editorial). Colabora realizando reseñas y artículos sobre literatura en la revista cultural Tarántula y en la plataforma Liberoamérica.com. Recientemente se ha incorporado al equipo de Ártese quien pueda Ediciones como coordinadora editorial.


¿De qué le salva la poesía?
La poesía, en realidad, no me salva de nada; sin embargo, la siento necesaria e imprescindible en mi vida.

¿Un verso para repetirse siempre?
Os hablo de cosas muy concretas. / Quien habla es lo de menos”.  Chantal  Maillard. Son dos versos, pero,  ¡qué versos!

¿Qué libro debe estar en todas las bibliotecas?
Es muy difícil elegir uno solo, pero esta vez me quedo con mi querido Don Quijote. A lo mejor mañana te digo otro, y pasado mañana otro…

Amor, muerte, tiempo, vida…, ¿cuál es el gran tema?
Todos ellos son el mismo gran tema pensado o sentido desde diferentes perspectivas humanas. El tiempo es como un mediador entre la vida y la muerte, y el amor es lo que nos hace tomar conciencia del tiempo, la vida y la muerte, para bien y para mal. Si hablamos de uno de ellos, estamos también hablando de los otros tres.

¿Qué verso de otro querría haber escrito?
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos”, de Cesare Pavese.
Pero a lo mejor mañana te digo otro, y pasado mañana otro…

¿Escribir, leer o vivir?
Vivir, siempre vivir. Todo lo demás es circunstancial.

¿Dónde están las musas?
En mi caso particular, en los libros que leo. La vida nunca sería suficiente.

¿Qué no puede ser poesía?
Aquello que únicamente tiene una finalidad pragmática.

¿Cuál es el último poemario que ha leído?
“Casa útero”, de Bárbara Butragueño. Y se ha convertido en uno de mis imprescindibles. Lo leeré muchas veces más, seguro.

Si todos leyéramos versos, el mundo…
Tendría otra forma de mirar.

Tres autores para vencerlo todo.
Virginia Woolf, Charles Baudelaire y Siri Hustvedt.
Y a lo mejor mañana te digo otros, y pasado mañana otros…

¿Papel y lápiz, teclado o smartphone?

Cuaderno y bolígrafo para empezar. Teclado para pulir. Smartphone nunca, más que nada porque mi vista no me lo permite.



No hay comentarios:

Publicar un comentario